Lo primero es elegir qué sistema de riego instalar en el jardín. Este sistema vendrá determinado por las dimensiones del jardín, tipo de plantación y el tiempo disponible para el cuidado de las plantas.

El riesgo por aspersión es uno de los sistemas de riego a presión más utilizados.

Son muchas las ventajas de este tipo de riego:

  • Fácil de automatizar
  • Se adapta a las distintas dosis de riego necesarias
  • Suele permitir el tratamiento con fertilizantes y fitosanitarios.
Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted